7ABR
Categoría: Música|Comentario: 1|Lecturas: 460|Publicado: 7/4/2019 1|


¡GRACIAS, BANDA MUNICIPAL DE BILBAO!

La semana pasada tuve el placer de grabar un CD y tocar como solista dos conciertos con la Banda Municipal de Bilbao. Aquí os cuento mi experiencia.

Del 27 al 30 de marzo me desplacé a Bilbao para realizar el proyecto "Miradas", en el que se realizó la grabación de un CD con música del compositor toresano y amigo David Rivas, que también incluía dos conciertos, uno en Bilbao y otro en Toro, (Zamora).

En este post os quiero relatar la experiencia y, sobretodo, el gran aprendizaje que ha supuesto para mí.


La grabación


Como muchos supondréis, esta ha sido la primera vez que participo en una grabación en la que yo soy el solista y, sin duda alguna es una experiencia que transforma

Aunque ya he tocado como solista en 8 ocasiones, puedo decir sin temor a equivocarme que grabar un CD me ha parecido bastante más complicado, complejo y retador que tocar de solista, por diversas razones.

La primera, y más importante, por respeto

Respeto a la fantástica banda de música y gran director que está junto a tí dándolo todo en cada nota y a la que no quieres hacer "perder el tiempo".

Respeto al compositor, que ha depositado su confianza en ti para que Barbarroja forme parte de un CD con su música cuando tiene más de 20 obras para elegir en su lugar.

La segunda razón es porque quieres dar la mejor versión de ti mismo.

Y esto es difícil de gestionar, porque se convierte en una losa bastante grande sobre tu espalda que no te deja ver el objetivo principal: contar una historia musical con la tuba.

He de reconocer que al principio no fue nada fácil, hubo nervios y las cosas no funcionaron como a mi me habría gustado, pero una vez más, gracias a los consejos de David Rivas, el maestro Pascual-Vilaplana y Juan Ferrer, los nervios se controlaron y la grabación de Barbarroja fluyó de forma satisfactoria. 

Los solistas


El proyecto "Miradas" hace un repaso de la música más representativa de David Rivas y es por ello que incluye tres obras con solistas.

Estas son:

  • Barbarroja, el concertino para tuba y banda.
  • Anam, obra para clarinete y banda que define diversos estados de ánimo.
  • Cabaret Orbigo 2017, una obertura burlesca en la que el acordeón tiene una importante presencia.

El solista de clarinete es Juan Ferrer, solista de la Orquesta Sinfónica de Galicia desde 1994 y con una grandísima experiencia en el terrero musical y docente.

De Juan me llevo varios sabios consejos de alguien que no conocía en persona pero que me ha cautivado por su calidad humana y gran profesional del clarinete

Por otro lado, la joven María Zubimendi, demostró un dominio y control absoluto del acordeón, además de una gran musicalidad.

Sin duda alguna un lujo compartir escenario con estos grandes músicos. 

La Banda de Música de Bilbao


Profesionalidad y ambiente familiar:


Yo ya era conocedor que la Banda de Municipal de Bilbao estaba dentro del "Top 5" de las mejores bandas profesionales de nuestro país, podemos decir que es "vox populi", pero trabajar junto a ellos es harina de otro costal.

Se trata de una banda muy bien equilibrada, formada por excelentes músicos que conocen muy bien su trabajo.

Cuando llegué al auditorio del Conservatorio de Bilbao, lugar de la grabación, literalmente "flipé" con la gran sonoridad, la compenetración y la afinación de esta banda. 

Una banda en la que una hora antes de empezar el ensayo ya hay muchos músicos calentando y repasando pasajes muestra lo serio que se toman su trabajo, y seamos claros, esto no ocurre en muchas de las bandas profesionales de España. 

Pero es que además de su calidad musical, esta banda tiene algo especial:

La Banda Municipal de Bilbao es una gran familia, lo cual se ve, se nota y, sobre todo, se escucha


Y en mi opinión esto es lo más difícil de conseguir en una agrupación profesional, lo cual es digno de admiración.


La sección de tubas y bombardinos:


Dentro de este apartado no puedo olvidarme de la sección de tubas y bombardinos de esta banda, formada por fantásticos profesionales y personas, estos son:

  • Tubas: Marcos Ripol, José Miguel Rochina y Francisco José Yañez.
  • Bombardinos: David Abellán y Juanjo Munera. 
Mis palabras hacia ellos no pueden ser más que de profundo agradecimiento.

Durante todos esos días de nervios ellos han estado apoyándome en lo profesional y lo personal, sus palabras de ánimo me han ayudado mucho. 

En mi opinión es una de las mejores secciones graves que he escuchado. Su compenetración, compromiso y afinación son una muestra de su profesionalidad y amistad que estoy seguro que toda la banda agradece, ya que es un lujo tocar arropados por su envolvente sonido. 

Gracias chicos.

Dirección artística:


De la dirección artística de esta banda solo puedo decir que me siento muy afortunado de haber tocado bajo la batuta de uno de los mejores directores de la esfera internacionalJosé Rafael Pascual-Vilaplanasu profesionalidad y trato humano deslumbra y me hizo entender el por qué es uno de los directores de banda más valorados del momento.

Tampoco puedo olvidarme de Iñaki Urkizu, subdirector, que gracias a sus fantásticas apreciaciones durante la grabación puede dar lo mejor de mi mismo. 


Los conciertos


Tras el intenso proceso de grabación llegó el turno de los conciertos.

La Banda programó dos actuaciones, la primera en el auditorio del Conservatorio de Bilbao y la segunda en el Teatro Latorre de Toro, Zamora.

Puedo decir sin temor a equivocarme que el concierto en el auditorio del conservatorio fue uno de las actuaciones que más he disfrutado tocando como solista. Literalmente no me lo creía, tocar Barbarroja junto a esta fantástica banda y gran director fue una experiencia que jamás olvidaré. Gracias por esta oportunidad.

El concierto en Toro fue muy emotivo, tocar en la tierra que te vio crecer como músico y persona con la familia, los amigos de la infancia, los músicos de tu banda y un teatro volcado con la Banda de Bilbao y la música de David Rivas desde el primer momento fue algo indescriptible y que siempre llevaré en mi corazón.


Agradecimientos


Antes de terminar quiero dedicar este apartado a todos aquellos que han hecho posible este proyecto.

Gracias a los músicos de la Banda Municipal de Bilbao por su gran profesionalidad y cercanía personal, me he sentido muy bien tocando a vuestro lado.

Mención especial a la "Low secction" de la Banda, compuesta por los tubas y bombardinos. ¡¡Sois lo más chicos!!

Gracias a la José R. Pascual-Vilaplana por su cercanía, profesionalidad y comprensión.

Tampoco puedo olvidarme de la Directora-Gerente de la Banda, Ana Madariaga, por todas las facilidades que ha puesto para que este proyecto saliera a la luz. 

Igualmente agradecer a Luis Gimeno, profesor de Tuba del Conservatorio de Bilbao, por las facilidades para poder estudiar en el centro y sentirnos como en casa. 

GraciasJuan Ferrer, por su fantástica forma de ser y por su charlas y consejos que me han ayudado a ser mejor músico y persona.

Gracias a Garikoitz Mendizabal, director de la Banda de Txistularis de Bilbao, por su amabilidad y buen hacer. 

Y por último, pero no menos importante, graciasDavid Rivas, por confiar en mi para este proyecto. Gracias por tu amistad y todo lo que me aportas. Un lujo tenerte como amigo


Conclusión


La conclusión más importante que he sacado de esta experiencia es que todo profesor de conservatorio debería poder enfrentarse a este tipo de proyectos durante varias veces a lo largo de su carrera profesional.

Grabar un CD, tocar de solista o incluso, tocar dentro de una agrupación como una banda o una orquesta es casi imprescindible para crecer como músico y mantenerse reciclado y en activo.

Esto es algo que las administraciones educativas deberían tener en cuenta y permitirlo, ya que es uno de los pilares imprescindibles para tener docentes activos y sobre todo, motivados.

Por otro lado, esta experiencia me ha ayudado a seguir creciendo como persona y músico, y que te obliga a gestionar tu vida desde un punto de vista más emocional. Aprender a controlar los nervios y la ansiedad escénica, normales en situaciones de este tipo, hace que crezcas como profesional pero sobre todo como persona.

Por último, decir que esta experiencia ha marcado un antes y un después en mí. Tanto en lo profesional como en lo personal y estoy muy agradecido de ello.