18JUN
Categoría: Educación|Comentario: 1|Lecturas: 862|Publicado: 18/6/2017 |


LA EDUCACIÓN MUSICAL EN ESPAÑA ¿UN SISTEMA AGOTADO? (II)

Prosigo con este post con mis reflexiones personales sobre la situación del sistema educativo en lo referente a los Conservatorios Superiores.

Enseñanzas Superiores


Al igual que hice con el artículo dedicado a las Enseñanzas Elementales y Profesionales, abordaremos la situación de la educación musical superior mediante una serie de preguntas.

¿Es excesivo el número de Conservatorios Superiores existentes España?


Sé que esta es una pregunta bastante polémica. Pero vamos a aportar algunos datos significativos.

Según el Ranking de influencia en Redes Sociales de los conservatorios españoles realizado por David Peralta, existen al menos 29 centros superiores de educación musical, de los cuales 22 son públicos.

A continuación vemos una imágen de cómo están repartidos los conservatorios superiores en España.


Fuente: blog Gran Pausa

Según un estudio realizado por el fagotista Miguel Rodríguez para las Jornadas - Decide tu futuro - organizadas por Innova Música, cada centro superior lanza cada año al mercado laboral aproximadamente una media de 40 licenciados/graduados superiores, lo cual multiplicado por 29 centros da la friolera de 1.160 personas que buscan trabajar de la música en nuestro país. Abajo os dejo su conferencia, que aporta una visión muy interesante de la situación y de cuáles son las nuevas vías de trabajo.

REPITO: CADA AÑO UNOS 1.000 NUEVOS TITULADOS SUPERIORES.

Los 29 centros superiores españoles lanzan cada año al mercado laboral más de 1.000 nuevos titulados


Está claro que a día de hoy, el mercado laboral tradicional (Orquestas, bandas, conservatorios y escuelas de música) no puede absorber tal cantidad anual de nuevos demandantes de empleo.

Sabiendo que este no es un problema muy polémido de difícil solución, pienso que se debería buscar más la calidad que la cantidad.

Ahora, vamos a relacionar esta situación con la siguiente pregunta:


¿Se forma en los conservatorios para el mercado laboral del s. XXI?

Ya dije en el anterior post que, en mi opinión, el sistema educativo musical español está anclado en el s. XX.

En líneas generales, podemos estar de acuerdo en que los conservatorios superiores españoles siguen preparando a sus estudiantes para la interpretación.

Es decir, para tocar en una orquesta o banda profesional, cosa que está complicada, como veremos a continuación.

También existe la opción de realizar la rama docente del instrumento que incluye asignaturas más pedagógicas pero, ¿realmente forman a los estudiantes para dar clase?. Conozco bien cómo funcionan los centros y puedo decir que son muy pocos los superiores donde los alumnos pueden hacer prácticas docentes en los conservatorios, cosa que en mi opinión debería ser obligatoria para todos.

Pero sigamos con más datos.

El año 2015 las 26 orquestas sinfónicas profesionales de nuestro país convocaron tan solo 65 plazas a jornada completa y con una duración mínima de un año.

Es decir, 65 plazas contra 1.000 nuevos músicos ávidos de conseguir el trabajo para el que tanto les han preparado desde la juventud: Ser músico de Orquesta.

Por otro lado tenemos las plazas en los Conservatorios.

En este aspecto la situación tampoco es muy halagüeña.

Debido a los recortes educativos, las plazas convocadas en los conservatorios elementales y profesionales son cada vez menos.

Datos muy actualizados muestran que en Andalucía, una de las comunidades con más conservatorios, las oposiciones del 2017 han convocado 200 plazas a las que se han presentado 2.200 aspirantes, lo cual da un ratio de 11 aspirantes por plaza, es decir, 1 de cada 10 obtendrá plaza y el resto al paro

Lamentablemente, los datos fríos muestran la verdadera realidad.

Esto significa que el sistema prepara a las nuevas generaciones de músicos para un segmento del mercado laboral que, por razones obvias, no tiene capacidad para asumir tan ingente cantidad de músicos.

Esto pone de relieve que es necesario preparar al músico del s. XXI para una nueva forma de trabajar: El músico emprendedor.

Esto es sencillo, tan solo hay que mirar hacia otros sectores profesionales y ver hacia donde se están encamindando.

Los conservatorios han de cambiar su obsoleta formación por otra relacionda con cómo emperender en el sector cultural.

Los alumnos han de aprender a descubrir nuevos mercados donde ofrecer sus servicios, cómo innovar,  la importancia de la marca personal, cómo usar profesionalmente las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales, cómo formar una empresa, qué figura es más beneficiosa a efectos de impuestos y un largo etc.

Es decir, enseñar a nuestros alumnos a ser músicos emprendedores, algo que se hace desde hace mucho en los países anglosajones pero que aquí se ha hecho poco hincapié.

Músicos que, además de tocar conciertos con orquestas y dar recitales, imparten clases a niños, dan conferencias sobre su sector y llevan a cabo otras actividades relacionadas con la música. Es decir, son músicos TODOTERRENO.


¿Funcionarios o contratados?

En mi opinión, para conseguir estos cambios, también es necesario revisar el sistema de contratación del profesorado para que permita compatibilizar la docencia con el imprescindible desarrollo profesional y musical, lo cual tendría grandes beneficios sobre la actividad docente.

Esto permitiría la contratación flexible de profesorado para un proyecto y tiempo determinado, algo que en otros sectores se conoce como los "Trabajos por proyectos", permitiendo así que el centro adapte su oferta a las necesidades del alumado y a la realidad de cada momento, disponiendo así de los mejores profesionales de cada sector.

Esto estaría unido a un sistema de evaluación docente real y bien estructurado, realizado por profesionales conocedores de la realidad de los conservatorios que pudieran valorar, de forma independiente, la labor de los docentes. Así, si la evaluación es positiva, los docentes disfrutarán de beneficios económicos, horarios y formativos y, por el contrario, aquellos que no cumplieran con su trabajo se encontrarán con una rebaja drástica de sus beneficios y, en determinados casos, se les podría rescindir el contrato, ya que en nuestros días y dentro de una economía global, no nos podemos permitir que un trabajador no cumpla con sus obligaciones de forma profesional.

Aquellos que conocen cómo funciona el sistema de contratación pública, dirán que esto es muy muy dificil de conseguir, y no les falta razón, por ello es el momento de lanzar la última, pero quizás la más importante pregunta.


¿Adscripción a la universidad?

Todos aquellos que sigan la actual situación de los conservatorios superiores, sabrán que una gran parte de la comunidad educativa lleva tiempo pidiendo la adscripción de los Conservatorios Superiores a las Universidades.



Hay multitud de iniciativas que estan argumentando la necesaria incorporación de las Enseñanzas Artísticas Superiores a la Universidad, como son:


En ellos encontrarás información muy bien argumentada de por qué es necesaria esta integración, que yo apoyo sin ambages.

Pero, veámos algunos de los beneficios que tendría esta adscripción:


1º - Estudios oficiales de grado y postgrado, sin equivalencias.

2º - Centros que ofrecen estudios de Doctorado. A día de hoy, los conservatorios españoles ya imparten masters, en su mayoría de interpretación, pero también de investigación musical, composición y dirección. Esto es positivo pero se necesita ir más allá, ya que es necesario que en los conservatorios superiores se puedan cursar estudios de doctorado. Esto abriría la puerta a una gran cantidad de trabajos de investigación sobre la pedagogía, la interpretación y la composición, que ahora tienen muy difícil cabida en las universidades por falta de profesorado especialista en la materia, y esto lo digo con conocimiento de causa que como muchos ya sabréis acabo de defender mi tesis doctoral hace dos meses.

3º - Ámplio abanico en la contratación de profesorado. Con esto evitaríamos las esperpénticas situaciones que todos conocemos. Además de que sería mucho más fácil que los docentes pudieran desarrollar otras actividades como la investigadora y la artística.

4º - Centros dotados de mayores recursos
(equipamientos, infraestructuras, personal de servicios, nuevas tecnologías, etc.)ya que la administración de muchos conservatorios superiores es casi del s. XIX.

5º - Sistemas de calidad y evaluación docente
que permitieran elevar los estándares de calidad de la educación.

Para acceder a todos los beneficios que se consigue puedes visitar el post ¿Universidad sí o no?


Conclusión

Tras la realización de este repaso por la situación de las Enseñanzas Musicales en España, soy de la opinión de que es necesario un cambio de arriba a abajo de todo el sistema si queremos que este pueda cumplir su cometido de forma provechosa para la sociedad.

Reitero que lo expuesto en estos dos artículos son tan solo mi humilde opinión, que está respaldada con las pruebas que he plasmado anteriormente.

Ahora la pelota está en las administracines educativas y en los políticos, lo cuales y por el momento, no tienen mucho interés en cambiar la situación.

¿Seremos los músicos los que tomaremos la iniciativa?....eso espero.

Os animo a dejar vuestros comentarios. Muchas gracias.